4to año estudia Proyectos de Intervención Socio-Comunitaria. El caso del CUI.

Una de las asignaturas de 4to año de la escuela secundaria es Formación para la Vida y el Trabajo. Este espacio está orientado a generar y fortalecer vínculos entre los saberes escolares y extraescolares, a concretar articulaciones entre la escuela y la comunidad, y a lograr el protagonismo y la participación transformadora de los jóvenes, abordando diversos ámbitos y escenarios sociales que amplíen sus conocimientos y relaciones y que permitan pensar en proyectos personales y sociales junto con otros.


En este marco, el pasado lunes 16 de noviembre, estudiantes de 4to año A y B invitaron a referentes de nuestra comunidad a compartir una clase virtual para realizarle preguntas cuyas respuestas formarán parte de su trabajo final.


El presidente de la Kehilá Hugo Waitman, el rabino Marcelo Polakofoff, la directora del espacio cultural Aleph Florencia Magaril; Adriana Nahum, presidenta del Asistencia Social Comunitaria y Nora Alterman, directora general de la escuela, fueron los protagonistas de este conversatorio que duró casi dos horas y en el que se trataron temas diversos propuestos por los/las estudiantes.


El eje central del trabajo refiere a los “proyectos de intervención socio comunitaria”. En esta última etapa la propuesta era investigar acerca de la dimensión comunitaria de los proyectos solidarios y, en ese sentido, indagar sobre diversas comunidades para poder definirlas y establecer características comunes, formas de organización, participación de sus miembros y métodos de trabajo.


“Nos pareció interesante poder adentrarnos en la historia, características, necesidades, proyectos… de nuestra propia comunidad para comprender como se desarrollan los conceptos estudiados en la realidad de una comunidad tan grande y abarcativa”, explicó la docente a cargo del curso María Noel Tomassini.


“Luego de indagar en el tema de estudio, se les preguntó a los/las estudiantes si sienten que forman parte de alguna comunidad, y todos pudieron reconocerse parte de ésta como un espacio que los/las contiene desde lo social, lo educativo, lo cultural, lo religioso…”.


Entre los temas que se trataron en el Conversatorio estuvieron la historia y surgimiento del Centro Unión Israelita, la identidad comunitaria y el sentido de pertenencia de sus miembros, las áreas, formas de trabajo y organización, las necesidades y desafíos actuales y futuros, así como los proyectos solidarios, culturales y educativos.


“Fue una experiencia enriquecedora desde muchos aspectos: nos permitió acceder a información muy interesante aportada por los propios referentes; implicó para los/las estudiantes la tarea de organizarse, investigar previamente y preparar entrevistas en equipo; y fundamentalmente nos permitió tomar conciencia de la enorme dimensión que tiene nuestra comunidad y la diversidad de aspectos en los que posee incidencia”.


Desde hace algunos años la escuela prioriza proyectos que les permitan a los jóvenes conocer la labor social y humanitaria que llevan a cabo los distintos equipos de trabajo de nuestra comunidad, con la convicción que serán ellos, cuando crezcan, los responsables de su continuidad.