Shaná Tová, la’katán, la’gadol….

Así comienza una tradicional canción que entonábamos de pequeños: Shaná Tová, la’katán, la’gadol…. Feliz año para los pequeños, los grandes, las mujeres, los hombres, para todos!

Este fue el espíritu que se vivenció en todas las kitot del nivel primario los días previos a Rosh Ha’shaná; porque “los grandes” de sexto grado entraron a las aulas virtuales de “los pequeños” para llevar un juego o una actividad significativa y relacionada con los contenidos del Jag. Sin dudas la experiencia fue doblemente valiosa porque hoy, cada encuentro es una fiesta, el hecho de que quienes no van al mismo grado tengan la oportunidad de verse no es parte de nuestra rutina como suele serlo en los pasillos de la escuela y se extraña…. Si a eso le sumamos, que la propuesta fue compartir un espacio de aprendizaje sobre Rosh Ha’shaná realmente hemos cumplido con el objetivo de comenzar un nuevo año con buenos deseos para todos, como dice la canción y con la esperanza de seguir encontrándonos.