Carta de una bobe

Buenos días Comunidad de Córdoba.

Fin de ciclo lectivo 2019.

Escuela Primaria.

Quiero dedicar unas palabras a nuestros adolescentes que hoy dejan atrás su niñez, camino a ser hombres y mujeres de bien, desde la etapa Nivel Secundario, en esta Escuela que es un privilegio.

Soy una abuela, una bobe, que ingresó con su niña hace 36 años a primer grado. Y después el segundo y después la tercera. Muchos de sus padres estudiaron y se formaron acá. Los abuelos estamos orgullosos de esta Institución que siempre dio respuestas, contención y soluciones a tantos problemas que planteamos.

Agradezco a los dirigentes anteriores, a los actuales y a los que vendrán, Centro Unión Israelita, Consejo Escolar y Cooperadora, que sigan trabajando por esta escuela que brilla por sus egresados en el mundo y en nuestro propio país, por supuesto.

Un párrafo aparte para nuestros rabinos Marcelo y Gabriel, por su incansable labor espiritual, social y académica para la integración de muchas familias.

Quiero citar el artículo del diario La Voz del domingo del doctor Enrique Orchansky: "Diálogos Indispensables". Sería buenísimo que lo lean en familia.

Por último, decirles a ustedes, queridos egresados, que el compañerismo bien entendido está en la Diversidad ¡Qué palabra, no! Lo que me falta a mí lo tiene un compañero mío. Lo que tengo yo le falta a otro. Compartir: de eso se trata.

Pequeños hombres y mujeres: ¡ustedes son el futuro! ¡Sean felices en esta Escuela!

Gracias.

Liliana Sidi