Sexto sigue a full, con el espacio de los Talleres para todos los gustos

Al regresar del programa de pasantías, durante las últimas cuatro semanas de clase, los estudiantes de Sexto año comenzaron a asistir a distintos Talleres optativos, organizados por los profesores a cargo de las asignaturas y los coordinadores de áreas.


Estas instancias, además de modificar el esquema tradicional de estudio y de atraer el interés y las necesidades educativas de los alumnos más avanzados del colegio, significan una oportunidad para mejorar el desempeño académico y profundizar estudios sobre tópicos vinculados a las inquietudes de los chicos.



“Son distintas materias y no se condicen, necesariamente, con lo que estudiamos todos los días. Una de los aspectos más importantes es que son opcionales y hay una cantidad mínima de instancias en las que tenemos que participar”, comentó Ezequiel Cohn, presidente del Centro de Estudiantes del Colegio y alumno de Sexto.


Durante cada jornada, el estudiantado se organiza en grupos, sin que la Orientación cursada sea un impedimento. El trabajo requiere de concentración, pero en un clima distendido y con gran protagonismo estudiantil.


Al ser jornadas de taller, los participantes deben asociarse entre sí para alcanzar un objetivo en común, poniendo en juego las destrezas y los saberes de cada uno. “Están buenos y podemos aprovecharlos, haciendo trabajos interesantes. Algunos tuvieron partes más teóricas que prácticas, pero se notó el cambio de la modalidad en la mayoría de las actividades”, opinó Ezequiel.


Entre los cambios más notorios, a los alumnos se les propuso abordar proyectos de trabajo, con metas y objetivos comunes y colectivos.


“Esta experiencia es más adecuada a nuestra realidad. Era difícil pensar que otra modalidad de clases, después de un mes y medio de pasantías, hubiera sido útiles para nosotros, como estudiantes. Así que es una gran opción”, contó Eze.