Quinto grado estuvo en Deporleb

La semana pasada, los chicos de quinto grado viajaron a Buenos Aires a participar del encuentro deportivo, no competitivo, Deporleb. Este encuentro se realiza en el club Hacoaj, en Tigre, provincia de Buenos Aires. Participan de la convocatoria alumnos de las escuelas de la Red Judía de todo el país.

Los deportes que se practican son fútbol, handball, voley, en versiones femeninas y masculinas. Fue una experiencia divertida y enriquecedora, de gran camaradería, con más de mil alumnos jugando al mismo tiempo, en distintas canchas. Además, los estudiantes de todo el país pudieron compartir el almuerzo.



Los alumnos se alojaron las dos noches de permanencia en Buenos Aires en casas de familias de chicos de su misma edad de dos escuelas de la comunidad: el colegio Martín Buber y el colegio Beth. Como cada año, fueron recibidos con muchísimo cariño y hospitalidad.


Las familias de Córdoba y Buenos Aires se contactan entre sí, previo al viaje, para conocerse y estrechar lazos entre los que viajan y los que alojan. La experiencia fue positiva y los estudiantes regresaron muy contentos por la cálida recepción. También recibimos mensajes de felicitaciones por el comportamiento ejemplar de nuestros chicos.


El segundo día de estadía se realizaron dos visitas. La primera fue al museo interactivo C3 Polo Tecnológico de la Ciencia y la Cultura. Aquí los chicos experimentaron a través de los juegos distintas actividades relacionadas con la ciencia. Luego fueron al Centro histórico y pasearon por Plaza de Mayo, el Cabildo y la Casa Rosada.


El contingente visitó la Reserva Ecológica Costanera Sur, en la zona de Puerto Madero. Es considerado el pulmón de Buenos Aires, con flora y fauna autóctona de la zona.


Los chicos fueron recibidos por una guía con gran amabilidad y a la entrada se observó una pileta con tortugas, y en el camino se pudieron observar animales y aves autóctonas.


La caminata fue larga, hasta una parada en donde se podía observar el Río de la Plata, en un lugar limpio y cuidado. ¡También vimos un lagarto! (Y por suerte no vimos víboras, a pesar de que es su época).