Segundo trabaja por la ciudadanía y la convivencia

Segundo año ha comenzado a encarar un proyecto ambicioso por muchos aspectos. En la materia Ciudadanía y Participación, a cargo de la prof. Emilia Mansilla, se viene fomentando el papel de los estudiantes como ciudadanos activos, que ya tienen un ejercicio previo de participación en diferentes espacios de nuestra comunidad. A su vez, se busca potenciarlos como sujetos activos, críticos y creativos, habilitando la voz, la pregunta y la crítica.


Para conseguir este propósito, desde la materia se concretó el proyecto “Mostrame tu derecho”. A partir de la Convención de los Derechos de las Niñas y los Niños, los estudiantes elaboraron una nueva enunciación sobre los derechos a partir de la reflexión y puesta en palabra de sus ideas y opiniones.


En formato taller, trabajaron por grupos y crearon una muestra fotográfica. A cada grupo le tocó un derecho consagrado en la Convención y representó su derecho a través de una imagen.





La profesora dijo: “Aparecieron fotografías muy bonitas. Después se hizo la puesta en común y cada uno pudo explicar su enfoque. Además, destacamos la responsabilidad que tenemos hacia el resto de la escuela y nuestra comunidad a partir de entender los derechos”.


En la actualidad se encuentran trabajando un proyecto sobre convivencia que se denomina “Convivir es vivir con otros”. La idea es que tomen la palabra y la escriban, a partir del trabajo sobre el encuentro con el otro y la resolución no violenta de conflictos.


“Están saliendo cosas potentes, algunas referidas a sus propias experiencias y otras más abstractas”, evaluó la docente.


Esos relatos van a ser trabajados por el grupo a fin de analizar los elementos de la convivencia y comprender mejor su propia historia de convivencia con los demás.


En los textos que escribieron puede leerse ideas tales como: “También aprendimos a no prejuzgar, porque antes de conocernos no creíamos que podíamos llegar a ser amigos, pensamos que eran extraños y que no eran buenas personas. Pero al final comprendimos que hay que conocer a las personas antes de hablar sin saber, y que está bueno que seamos diferentes. Así es como pudimos aprender otra cultura y costumbres gracias a la diversidad”.


O como estas: “Meses después, todo estaba más calmado. Las chicas fueron hacia la dirección y le comentaron a la directora todo lo que había ocurrido con el fin de concientizar a través de una campaña o charlas lo peligroso que puede ser el mal uso de las redes sociales y como una cosa tan pequeña puede afectar tanto a alguien. La escuela aceptó dicha propuesta y las niñas junto con las autoridades lograron tomar conciencia”.