Para honrar la paz, una conmemoración necesaria de Isaac Rabin

Este lunes, al comienzo del día, dedicamos el espacio de la formación a una conmemoración breve y muy significativa en honor a un nuevo aniversario del asesinato del exprimer ministro de Israel, Isaac Rabin.


Fue asesinado el 4 de noviembre de 1995 y su muerte causó estupor en toda la sociedad israelí. Se podría decir que generó el mismo impacto en el mundo judío y el mundo en general.


La trayectoria de Rabin habla de una persona que si bien fue hombre del ejército y la guerra, toda la última parte de su vida la dedicó a ser un soldado de la paz, tal como otros lo llamaron.


Había logrado llegar a acuerdos de paz con Jordania –entre otros países–, una paz duradera y significativa. Su asesinato nos dejó el mensaje de revalorizar la cultura del disenso constructivo y nos permite replantear todo lo relativo a la violencia.


En el acto escolar, a cargo de la morá Judith Berenstein, se destacaron estos valores. Se tomaron partes de su discurso cuando fue merecedor del Premio Nobel de la Paz. Además, se encendió una vela conmemorativa.

El emotivo encuentro, y cada una de las acciones que se realizaron durante el acto, permitieron resignificar el nombre, la figura y el legado de Isaac Rabin en la conciencia de nuestros alumnos.