Aprendemos matemáticas jugando…

Una de las formas privilegiadas de favorecer el aprendizaje de las matemáticas en edades tempranas, es a través de la resolución de problemas, capacidad que se desarrolla en las interacciones sociales, en el contexto de las actividades diarias.


Durante el transcurso de este año, en las salas de 4 años llevamos a cabo un proyecto que giró en torno al área de las matemáticas y que tuvo al “juego” como protagonista principal y como eje centralizador.


Los niños y niñas utilizaron “el número“ para resolver situaciones problemáticas que les permitieron comparar colecciones de igualdad y desigualdad, cuantificar objetos, recordar cantidades, designar posiciones, registrar pequeñas cantidades… Para este fin utilizaron dados, fichas numéricas, objetos concretos y otros creados por ellos mismos.


Intercambiaron opiniones, conocimientos, crearon sus propias reglas y se acompañaron para ponerlas en práctica y respetarlas.


El juego, una vez más, se convirtió en una oportunidad de aprendizaje.