5to año en Mendoza: un viaje lleno de emociones

El miércoles 11, a las 22.30, nuestros alumnos de 5to año emprendieron un viaje hacia la provincia de Mendoza desde las puertas del Club Macabi Noar regresando el domingo a las 7 de la mañana.

Estuvieron acompañados por Marcos, su preceptor; Susana Sevilla, la profesora de inglés; Sergio Leunda, el profe de la orientación Naturales y Mariana Mizraji, la coordinadora de la Orientación Economía y Administración.



Niki Jalowsky hizo un relato pormenorizado de la experiencia. En sus palabras está impresa la importancia espiritual, educativa y social del viaje.


“Partimos con todas las ansias de vivir nuevas experiencias y de disfrutar con el hermoso curso que integramos, este nuevo viaje que nos esperaba…. Llegamos bien temprano a la ciudad de San Rafael de Mendoza. Allí desayunamos y visitamos la Central Hidroeléctrica. Luego nos encaminamos a las Cabañas donde nos alojamos.

Almorzamos y fuimos a realizar una de las mejores experiencias de todo el viaje: rafting. El frío no nos impidió empaparnos y divertirnos….Nos bañamos, cambiamos y cenamos. Se suponía que dormiríamos, pero ¿Quién no disfruta de no dormir lo suficiente en las noches de viajes de estudio? A la mañana siguiente, nos direccionamos a realizar tracking. Lo disfrutamos al máximo!.... Almorzamos y nos llevaron en catamarán por aguas turquesas a realizar kayak. Nos encantó. Regresamos a las cabañas, y prendimos las velas de Shabat todos juntos. Cenamos y nos encontramos con un fogón… Abrazados cantamos, nos reímos y nos pusimos sentimentales, muchos con lágrimas en los ojos. Nos agradecimos por este hermoso viaje y les agradecimos a nuestros excelentes acompañantes que sin duda no hubiese sido lo mismo sin ellos….El último día, luego de desayunar visitamos una fábrica de aceite de oliva, la finca Los Álamos y una fábrica de alfajores. De pronto, todos cargaban con bolsas y bolsas. Por último, visitamos una feria donde nos encontramos con una orquesta tocando en vivo. Al ver de dónde veníamos, nos tocaron cuarteto. No hubo otra idea que bailar en el medio de la plaza, y agarrar el micrófono….Sin duda, las risas no faltaron. Cenamos y pegamos la vuelta. No puedo explicar de dónde sacamos más energías pero tampoco faltaron….Cada uno y en conjunto regresamos con experiencias inolvidables. Volvimos el domingo y se despidió el grupo, más unido que nunca”.