Agosto, mes de los niños y las niñas

¿Para qué sirve un niño? Así se llama este cuento de Colas Gutman ... y claro, con la morá Carlina, los chicos de 4 y 5 se hicieron la pregunta. Pensaron entre todos: una oveja da su lana para hacer ropa, una gallina pone huevos para alimentarnos... ¿y un niño? Nada. Siguieron pensando y la respuesta llegó después de varios días:


–Eso es: un niño no tiene que servir para algo, un niño existe para ser amado, es, todos los días, una de las razones más potentes para vivir de sus papás, el afán de sus morim. Un niño vive todo lo feliz que puede, aprende, sueña, juega, crea, ríe y baila rock & roll (como en la foto).


Porque todos los niños y niñas tienen derecho a una infancia sin trabajo, con educación, salud, un hogar y una identidad, que los adultos debemos resguardar. Y una manera es ésta: proponer espacios para vivenciarlos, hablar y construir opinión.


Por eso y específicamente, en relación al derecho a jugar, la materia de Expresión Corporal y Teatral desarrollará dos trayectos: uno con los chicos de las kitot de 2 y 3 y otro, con los de 4 y 5. En ambos, la morá Carlina les propondrá escenas para explorar y desplegar el juego simbólico, aquel que propicia, como ningún otro, el aprendizaje de la libertad.