Trabajo colaborativo en quinto y sexto grado

En nuestra escuela primaria consideramos que el trabajo en equipo es una importante habilidad a desarrollar en nuestros alumnos y concebimos a la evaluación como parte del proceso de aprendizaje y no sólo como un producto final. Aquí les contamos dos ejemplos de cómo se desarrolla este modo de trabajo en nuestras aulas:



Los alumnos de quinto grado, en el marco de la Unidad “Ambientes acuáticos de ciencias naturales”, pusieron en práctica nuevas técnicas de estudio y diferentes formas de abordar un texto para buscar información. Reunidos en grupos alrededor de una mesa servida de libros, indagaron acerca de las características y la clasificación de estos ambientes, luego se realizó una puesta en común puntualizando los contenidos fundamentales y construyendo entre todos un mapa conceptual.


En sexto grado, también en Ciencias Naturales y luego de haber estudiado sobre la atmósfera y haber elaborado cuadros conceptuales de manera individual, los alumnos reunidos en parejas retomaron dichos cuadros completando la información con lo que habían estudiado. Se trató de una producción que desarrolla la autonomía de trabajo y entiende a la evaluación como una posibilidad de revisar lo hecho para afianzar los conocimientos y enriquecerlos con nuevos datos y la ayuda de un compañero de estudios.


En ambos casos podemos identificar la pedagogía que caracteriza a nuestra escuela: enseñar a nuestros alumnos a indagar, preguntarse, intercambiar en "javruta" (pares, de la palabra javer=amigo); tal como se estudia la Torá desde hace milenios y también prepararlos como sujetos críticos y flexibles, capaces de desenvolverse en el ámbito laboral del Siglo XXI