Cuentos acumulativos y representaciones con títeres

Los niños empiezan a comunicarse a través de gestos y manifestaciones no verbales, animándose a hablar cuando los adultos los motivan y acompañan en sus intentos. Enriquecen su vocabulario al imitar las palabras que escuchan de su entorno y en estas edades aumentan notablemente su capacidad de comprensión, aun cuando no puedan expresarse con soltura.


En las salas de dos, con este propósito, estamos llevando a cabo una propuesta que toma como recursos los títeres y cuentos acumulativos, tan atractivos y seductores para los niños a la hora de jugar, intercambiar con otros y favorecer el desarrollo del lenguaje.


El desarrollo de la capacidad de representación característico de los niños más pequeños brinda nuevas posibilidades en su vinculación con estos recursos, ya que pueden ampliar sus experiencias como espectadores e iniciarse también como productores, a través de la dramatización que pueden hacer con ellos.


Cuentos como “Un elefante se balanceaba”, “Que llega el lobo”, “Todo el mundo va”, “Estaba la rana” y títeres con variados personajes nos acompañarán en esta oportunidad, para divertirnos, aprender, crecer…