El nombre es mucho más que una palabra

El nombre es mucho más que una palabra. El nombre nos identifica. A través de él nos reconocemos y nos reconocen los demás. Muchas veces nos llaman por el nombre que nuestros padres nos dieron al nacer; otras, usando un diminutivo o un apodo que a menudo habla de cómo somos, o cómo nos ven...


Pero el nombre en hebreo es aún más que eso, es el que nos llega desde nuestra milenaria historia, que nos recuerda el pacto de nuestro patriarca Abraham con Adonai que dio origen a nuestro pueblo. Un pacto que renovamos, no sólo con el Brit Milá o el Simjat Bat sino también al nombrar a nuestros hijos en hebreo, al incluirlos en la vida comunitaria y al elegir para ellos una educación judía.

El lunes 29 de abril, los niños de primer grado, sus familias y la escuela; celebramos ese compromiso con una significativa ceremonia en el “Templito” de la escuela. Allí los chicos, entusiasmados y felices, recibieron un diploma en el cual consta su nombre en hebreo con el que serán llamados durante el horario del Área Judaica facilitando que se identifiquen con ese nombre tan significativo para sus familias y para todos nosotros como pueblo. Fue un momento de gran emoción para todos que ya es tradición en kitá alef. ¡Kol Hakavod para los protagonistas, sus familias y sus morot!