Quinto grado visitó la Reserva Natural Mar Chiquita

Los alumnos de quinto grado, acompañados por sus morot, viajaron hacia la ciudad de Miramar de Ansenuza, ubicada hacia el noreste de nuestra provincia. Sus costas están bañadas por la inmensa laguna de Mar Chiquita que, como el Mar Muerto, contiene agua en diferentes grados de salinidad.

El lugar, declarado Reserva Natural Provincial, presenta muchas particularidades y atractivos que nuestros alumnos pudieron reconocer y registrar en sus cuadernos de viaje.


En el Museo de Ciencias Naturales pudieron informarse acerca de la gran diversidad genética de las especies animales y vegetales que conviven en el ecosistema, la conservación del humedal de agua salada y los ambientes naturales. Entre otras, observaron imágenes y reproducciones tridimensionales de aves autóctonas y de grandes habitantes de la era cuaternaria como el ya extinguido gliptodonte. Además, obtuvieron valiosos datos sobre la historia de la localidad, sus inundaciones y los cambios en el tamaño de la laguna a lo largo de los años.


Luego del almuerzo, la actividad más esperada: el paseo por la laguna a bordo de una lancha colectiva. Durante la apasionante travesía, los estudiantes pudieron observar flora y fauna acuáticas, pero también construcciones y ruinas muy significativas, como el famoso (por su tenebrosa historia) Hotel Viena. El “plato” principal de esta pequeña aventura fue el avistaje, en absoluto silencio, de las aves “estrellas” de la zona: los flamencos rosados.


Para completar el recorrido por la zona, los chicos visitaron un criadero de nutrias y granja, en el que pudieron reconocer más de 2500 de estos simpáticos animales, cuya piel y su carne se comercializan.

Sin dudas, ésta resultó una salida muy enriquecedora para los alumnos de quinto, tanto en contenidos de Ciencias Naturales y Sociales como en vivencias individuales y colectivas.