Festejamos Sucot en la escuela

Como todos los años para esta época, nuestra escuela construye una Sucá, es decir una precaria cabaña para rememorar la larga travesía por el desierto del pueblo judío, en su camino a la tierra prometida. Fueron los alumnos de sexto año de la secundaria, próximos egresados, quienes se encargaron de colaborar, con entusiasmo y satisfacción, del armado del Sjaj (techo) de la Sucá con elementos naturales (plantas que crecen en la tierra).


En los días de “Jol Hamoed Sucot” ingresaron a la Sucá, junto a nuestros rabinos Marcelo y Gabriel, alumnos de todos los niveles de la escuela. Los más chiquitos lo hicieron en compañía de sus morot, papás, abuelos y demás familiares del Gan, que fueron invitados a participar de las ceremonias con los "Arbaá Minim" (Cuatro Especies).


Las brajot, los símbolos y los valores de este Jag acompañaron también la presencia en la Sucá de los talmidim más grandes. La primaria focalizó en la mitzvá “VeSamajta BeJagueja” (y te alegrarás en tu fiesta) entendiendo que la alegría es siempre más significativa si es compartida con nuestros semejantes; y simbolizó el valor de la paz y la buena convivencia compartiendo sabrosas golosinas luego del almuerzo.

La secundaria rescató los valores de la unidad en la diversidad (uno de los significados de las Cuatro Especies) y el evitar por una semana lo confortable para ponerse en los zapatos de quienes no disponen de lo indispensable.


Hubo tiempo –y espacio- para un desayuno conjunto dentro de la Sucá entre los alumnos de sexto grado y de cuarto año de la secundaria; y un muy cálido encuentro con los morim del Jardín y de la Primaria, que cerró este período tan significativo del calendario de nuestro pueblo.