Recibiendo el 5779 en la escuela

La escuela despidió el año hebreo 5778, un ciclo intenso, pleno de experiencias de aprendizaje, y se dispuso a recibir el 5779. Uno de los cuatro nombres de este Jag es “Iom Truá”, el día del toque del Shofar, ya que la mitzvá más importante de esta festividad es escuchar el sonido de este milenario instrumento.

Los tres niveles de nuestra escuela festejaron, cada uno a su manera y con gran alegría, el día en que -según nuestra tradición- Dios creó al hombre.

En el Gan, la celebración se llevó a cabo por kitá, con los padres, hermanos mayores y abuelos como invitados y con música, juegos, comidas y bebidas.


La primaria organizó un gran ágape y brindis colectivo en el salón principal, del que participaron los talmidim de todas las kitot, sus morot, padres, abuelos y hermanos.

Por su parte, la secundaria organizó un gran festejo colectivo en la mirpeset (terraza) del primer piso, que incluyó un rikud colectivo con la tradicional canción “Hinei ma tov umanaim, shevet ajim gam iajad”, es decir “ved qué bueno y qué grato es que los hermanos estén juntos”.

Junto a las brajot, en cada una de las conmemoraciones estuvo presente el ancestral sonido del shofar, ejecutado por nuestro rabino Marcelo, cumpliendo así el mandato bíblico, que supone –como el verbo “leshaper”, del cual proviene el término “shofar”-, que debemos mejorar, superarnos día a día.


¡Shaná tová umetuká para toda nuestra comunidad educativa!