Ve nizkor et culam

“Y los recordaremos a todos (Ve nizkor et culam)”. Esta parte del estribillo de una famosa canción hebrea en homenaje a la amistad, se erige en la premisa básica de la conmemoración de una fecha muy significativa para el pueblo judío: Iom Hazikarón, el día de recuerdo de los caídos en las guerras de Israel y en los ataques terroristas al pueblo judío en cualquier lugar del planeta.

Nuestra escuela secundaria realizó una sentida recordación, que dio inicio con la canción Bab el Wad, de Jaim Guri, que evoca una batalla por la liberación del camino que conduce a Ierushalaim, interpretada vocalmente por las alumnas de sexto año Nicole Zelerkraut y Laura Nasanovsky, acompañadas por Julián Basel (del mismo curso) en guitarra, todos bajo la coordinación del moré y rab Gabriel Pritzker.

A continuación la morá Meital Grin, nacida en Eretz Israel, encendió el Ner Zikaron, es decir, la vela recordatoria en homenaje a los caídos, para luego ofrecer un emotivo discurso evocando a las miles de víctimas, con la convicción de que, como cita el poeta Yeuda Amijai, en el pueblo judío Ein jaialim almonim: no hay soldados anónimos. En su bendita memoria, nuestro rabino Gabriel pronunció la tradicional Tefilá.


Para cerrar el encuentro, el moré Guily comentó que, en Eretz Israel, en esta fecha suena una sirena recordatoria para que todos los habitantes detengan un minuto sus tareas, acción que se repitió en este acto, con un respetuoso silencio de los presentes. La entonación final del Hatikvá no hizo más que reforzar nuestra ancestral convicción: mientras palpite un alma judía, no perderemos la esperanza de ser un pueblo libre y, como lo manifestamos en cada saludo, en paz.