Sexto año comienza a despedirse

“Todo concluye al fin, nada puede escapar, todo tiene un final, todo termina”, dice parte de la letra de una famosa canción que entonaban algunos de los docentes que, a modo de despedida, homenajearon a sus alumnos de sexto año, próximos a finalizar sus estudios secundarios en nuestra escuela.


El encuentro de camaradería, exclusivo para varones y ya tradicional en nuestra institución, se llevó a cabo en horas de la noche en el Club Macabi Noar. Adolescentes y adultos se reunieron para jugar un intenso partido de fútbol, cuyo salomónico resultado dio cuenta del excelente estado físico de los primeros, pero también de la experiencia de los segundos. Una vez concluido el evento deportivo, alumnos, profesores y preceptores disfrutaron un asado, acompañado de risas y recuerdos de historias, vivencias y anécdotas significativas sobre los imborrables años compartidos en nuestra institución.



Acompañamos esta nota con el testimonio de dos de los presentes:


“Fue un encuentro amistoso, que lo venimos haciendo desde hace ocho años con los varones de sexto año. Aunque cada vez nos cuesta más, el equipo de profesores sigue invicto”. (Martín Zusevich, encargado del laboratorio de Ciencias Naturales).


“La pasamos muy bien y disfrutamos, aunque los chicos nos sentimos un poco tristes porque terminamos esta hermosa etapa del secundario”. (Franco Kesselman, alumno de sexto año A y futuro profesional de la Medicina).


Finaliza un ciclo y comienza otro nuevo para los próximos egresados del secundario, que sin dudas continuarán vinculados estrechamente a nuestra comunidad.