Semana de la familia en la Unidad Pedagógica

Primero y segundo grado, considerados en conjunto por las normativas educativas oficiales la “Unidad Pedagógica”, realizaron diversas actividades alusivas a la familia, institución fundacional de la sociedad.


Los chicos de primero, como precoces “cocineros” prepararon la receta para una familia feliz, cuyos ingredientes –como no podía ser de otra manera- son las caricias, mimos y besos, mezclados con dulzura, cariño y complicidad. Desde luego que tampoco se olvidaron de condimentos como el respeto, la tolerancia y la comunicación, y en caso necesario el pedido de perdón. En definitiva, amor del más puro.



El área de Estudios Judaicos de segundo grado, por su parte, lleva a cabo el proyecto “Savim y Savtot”, integrando a la escuela a los queridos abuelos y abuelas, protagonistas imprescindibles de las familias. Para realizarlo, se invita al Kabalat Shabat de la kitá a un abuelo; quien se considerará, durante ese Shabat, el zeide o la bobe del grado. En la ceremonia, además de compartir canciones y bendiciones clásicas del Shabat, el abuelo participa relatando un cuento o historia, que los chicos escuchan con mucha atención y admiración. De esta forma, sobre el shulján shabat (la mesa del Shabat), además de la jalá, las neirot (velas) y la copa de jugo de uva, descansa la alegría de sabernos una gran familia en la que, como dijeron los mismos alumnos:


“Podemos compartir una misma casa o estar en casas diferentes. Podemos vivir cerca o separados por la distancia. Podemos vernos todos los días o algunos días de la semana. Podemos tener hermanos de sangre o hermanos del corazón. Podemos salir juntos de paseo o encontrarnos después de él, para contarnos lo divertido que fue. Lo importante es que ‘podemos´ y que nos queremos, aunque la vida nos sorprenda con situaciones diferentes, el amor y compromiso son los que nos hacen sentir una verdadera familia”.