La primaria brindó por el año nuevo 5778, juntos y en paz. Bajo el lema: מַשֶּׁהוּ חָדָשׁ מַתְחִיל א

Es decir: Algo nuevo está por comenzar en mí, en nosotros…., la escuela primaria se reunió para festejar la llegada del año hebreo 5778. La jornada contó con la presencia imprescindible de padres, abuelos y otros familiares de los chicos, quienes participaron junto a ellos de diferentes actividades alusivas a Rosh Hashaná, en cada una de las kitot. El objetivo general fue construir un gran mural, ornamentado con manos simbólicas que se arremolinaron alrededor de la frase inicial y se acomodaron en un espacio compartido en el que cada una tuvo un lugar, ya que cada una es especial y única. Como pronunció la morá Nati Sucari:


“Esas manos no tendrían ningún sentido en sí mismas si no fueran nuestras manos que se entrelazan en sueños compartidos. No cobrarían importancia si la frase que las une no nos prometiera… Esas manos nos convocan a pensar un nuevo año juntos, un 5778 dulce como la miel, profundo como una brajá, fresco como una canción….”.


Una canción que también produjeron los alumnos y se mostró en un emocionante video, cantada en hebreo y expresada asimismo en lenguaje de señas.



El brindis final compartido entre chicos, familiares y morim, en el salón principal y con la presencia de nuestro rabino Marcelo Polakoff, nos trajo la certeza de que lo nuevo que está por comenzar en cada uno y en todos, resultará en favor de la paz y la felicidad de nuestro pueblo.