Cuarto año ejercitando la memoria por la justicia

“Memoria por la Justicia” es un proyecto educativo impulsado por el Consejo Central de Educación Judía de la República Argentina (Vaad Hajinuj Hakehilatí) de la A.M.I.A., del que participan estudiantes secundarios de escuelas judías del interior del país. Su finalidad es la reflexión y ejercicio de construcción de la memoria colectiva, articulando el recuerdo de diferentes sucesos en el plano de lo nacional y relativos al pueblo de Israel: Shoá, terrorismo de Estado y atentados a la A.M.I.A. y la Embajada de Israel.


Nuestros alumnos de cuarto año viajaron a la ciudad Autónoma de Buenos Aires para participar de esta propuesta del área de Estudios Judaicos, que se extendió a los espacios curriculares de Ciencias Sociales, Lengua y F.V.T. (Formación para la Vida y el Trabajo), para ampliar -aún más- los contenidos desarrollados.


Entre otras actividades, los estudiantes participaron de charlas y paneles con sobrevivientes de la Shoá, familiares de víctimas judías de la dictadura y sobrevivientes de los atentados a la A.M.I.A. y a la Embajada de Israel, recibiendo conmovidos testimonios directos. Además, compartieron momentos agradables de socialización y convivencia con sus compañeros de las escuelas judías de Tucumán, Santa Fe y Rosario, en el marco del Proyecto Jail. En cuanto a las visitas a sitios emblemáticos de los temas abordados, estuvieron en el Memorial de la A.M.I.A., el Parque de la Memoria (que recuerda las víctimas de la dictadura cívico-militar en Argentina) y la plaza seca situada en la esquina de las calles Arroyo y Suipacha (donde se ubicaba la Embajada del Estado de Israel).


Asimismo, aprovecharon el viaje a la Capital Federal para conocer y recorrer espacios representativos de dicha ciudad, como la Plaza de Mayo (en la que pudieron reconocer a las Madres y Abuelas de la Plaza), la Boca (con su pintoresca calle Caminito) y Puerto Madero.


Sin dudas, ésta resultó una experiencia muy movilizadora para los estudiantes, que les permitió comenzar a observarse a sí mismos como ciudadanos activos en la portación, construcción y transmisión de la memoria a futuras generaciones, articulando en su identidad los componentes tanto argentinos como judíos.