La posibilidad de jugar en los recreos de la primaria

Nuestra escuela, en todos sus niveles, se renueva constantemente en propuestas pedagógicas para mejorar los aprendizajes y la convivencia de los alumnos.


En tal sentido, la primaria inauguró un nuevo proyecto para otorgarle otro sentido a los recreos. Para ello, ha organizado, durante esos momentos y de manera optativa, un dispositivo que invita y posibilita el juego en los niños como marco regulado y sostenido por los adultos.


La propuesta consiste en varios y diferentes espacios. El primero se lleva a cabo en el recreo inicial, en el comedor escolar y consiste en un desayuno compartido, con alimentos sólidos que aportan los chicos, mientras que los docentes les sirven un rico y calentito te.


En el resto de los recreos se suceden juegos de diversa índole: deportivos, con pelotas y elásticos; artísticos, con pinturas y masas; juguetes y juegos reglados. Cada docente se ubica con un carrito (que porta los materiales de los juegos) en un “rincón” del salón principal y le “presta” al niño el juego/juguete por el tiempo que dure el recreo o el juego.


Nos dice la licenciada Paulina Cruzeño del Departamento de Orientación de nuestra escuela: “No se trata de institucionalizar el juego sino de ofrecerlo como posibilidad: la condición del juego es que haya otro que ofrezca la posibilidad de tener la posibilidad de jugar”.