Desafíos materiales en la sala de 1

Solemos asociar las actividades que se realizan en el jardín con lo lúdico y recreativo. Si bien los chicos disfrutan su estadía jugando e interactuando con otros compañeritos y sus morot, también realizan múltiples aprendizajes. En tal sentido, el Gan nos sorprende día a día con sus muy elaborados proyectos, plenos de contenidos relacionados tanto con lo intelectual como lo corporal y emocional.



Las morot Jime y Romi, de la sala de 1, elaboraron un proyecto para estimular la motricidad fina de los niños, a partir de la exploración de las características de los objetos materiales, como tamaño, forma y textura; y realizando con ellos diferentes actividades.


En este caso, el desafío para los más pequeños del jardín consistió en presentarles una gran tela perforada, para que ellos pudieran “ensartar”, encajar y/o pasar de un lado al otro los diversos objetos que las morot les entregaban.

Los niños, como no podía ser de otra manera en nuestro Gan Ierushalaim, cumplieron a satisfacción con las consignas y se divirtieron con esta manera tan particular de aprender.