Aprender Matemática jugando

Las morot de la primaria, con el acompañamiento pedagógico de coordinadores y directivos, planifican y llevan a cabo proyectos de enseñanza en los que en todos los casos, el juego se ve involucrado como recurso principal para producir aprendizajes duraderos y poderosos. En esta clase de Matemática (disciplina considerada en el imaginario colectivo como difícil y con “prensa” poco favorable si las hay) comprobamos como alumnos y docentes, a través del recurso lúdico, logran alcanzar los objetivos propuestos para el desarrollo de determinados contenidos.

En tercer grado, los chicos amplían sus conocimientos acerca de los sistemas de numeración, partiendo de los miles hasta llegar a las decenas de miles. Para enseñarlo de una manera amena y –sobre todo- efectiva, se les propuso construir sus propios juegos de dominó.


Los chicos se divirtieron creando, construyendo y jugando las partidas de este antiquísimo juego, y simultáneamente, se apropiaron de nuevos y mayores campos numéricos, comprobando así que la Matemática no es ni tan complicada ni tan aburrida.