La secundaria conmemoró Iom Hashoá

La secundaria, como el resto de los niveles de nuestra escuela, conmemoró - con un muy sentido y pleno de contenido acto- el Iom Hazikarón Lashoa Velagvurá (tal su nombre completo), es decir, el Día de recuerdo del holocausto y del heroísmo.


El evento se llevó a cabo en el Templo Escolar, el Beit Midrash Ierushalaim, comenzando con el encendido de las velas representativas de los seis millones de judíos asesinados por los nazis. A continuación se rezó el Izcor, la plegaria en recordación de las víctimas de la Shoá.


Una coreografía de sombras, representando diversos aspectos de la barbarie sufrida durante estos terribles años, fue observada en respetuoso silencio y gran emoción por los alumnos y docentes.


La significación de la fecha, que rescata la memoria de las víctimas, muchas de ellas también héroes que resistieron valerosamente tal degradante atropello, no deja de centralizarse en el valor supremo de la vida. Por ello, se recuperó la figura de Jana Szenes, una joven poeta y paracaidista judía húngara, integrante de la resistencia y ejecutada por los nazis en 1944 quien, a pesar de su inmenso sufrimiento, fue capaz de escribir un verdadero canto a la vida, “Halijá Li’Keisaria” (en castellano “Caminata a Cesárea”). Esta canción fue entonada en la ceremonia escolar con gran calidad vocal y enorme sentimiento por Laura Nasanovsky y Nicole Zelerkraut, acompañadas en el piano por Julián Basel, todos alumnos de quinto año, con el asesoramiento musical de la Morá Miryam Jusid. Todos los presentes se unieron en la súplica a Dios que escribió Jana: “que no se acaben nunca la arena y el mar, el rumor de las olas, el brillo del cielo y la plegaria del hombre”.


La entonación del himno de los partisanos y el Hatikva, con el que se dio por finalizado el acto, no hizo más que agregar emociones y sentimientos de identificación con la gran causa de nuestro pueblo, que no es otra que la libertad.