Una forma, mil posibilidades en el Gan

La mora Sol entra a la sala y muestra a los pequeños del Gan un mundo de imaginación. Funciona así: en una radiografía está recortada una parte de adentro, con forma abstracta. Poniéndola sobre el papel y pintando la parte de adentro, se aprende sobre los límites de las formas. Con rojo, tengo una vaquita de San Antonio, y con amarillo y negro una abejita… ¡dependiendo de los colores usados también cambia el animal representado!

En una semana, el experimento se realizó solo sobre los colores. En la semana siguiente, se usará una hoja verde, así los chicos podrán ver qué sucede con los colores cuando son mezclados con la superficie. Un día se pinta adentro, otro día afuera. Una vez con lápiz y la otra con pasteles. En la sala de los más pequeños se pinta adentro y en la de los grandes afuera. Y así se experimenta de todo, trabajando la coordinación motora fina de los niños del Gan, siempre con mucha creatividad y la mejor onda!