Nos preparamos para ser Embajadores en Israel

Una nueva delegación de alumnos viajará a Israel en el mes de Enero de 2017, bajo el Proyecto JAIL – Shagrirei Israel. Durante 10 días, vivenciarán intensos paisajes y lugares turísticos, así como experiencias con la sociedad y la cultura.

A través de las voces de dos alumnas de cuarto año del secundario, te contamos cómo se preparan para la ansiada travesía.


“En el colegio ya estamos palpitando los pocos días restantes para el increíble viaje de JAIL. La emoción que se siente entre nosotros es algo nunca antes vivido; las ansias de ya estar tocando suelo israelí, aprender, conocer nuestras raíces en primera persona, y adquirir vivencias todos juntos en un ámbito muy distinto a lo cotidiano, es algo que nos llena el alma de alegría y entusiasmo. Tuvimos clases sobre sionismo junto al moré Kevin Feldman (Qué es y sus distintas posturas y ramas) y también aprendimos acerca de las diferentes aliot, que finalmente dieron como fruto la declaración de la independencia del Estado de Israel, recuperando nuestra tierra prometida. También tuvimos un pequeño encuentro con el Presidente del proyecto y algunos representantes en Argentina. Será la primera vez que visito Israel y esto me provoca una satisfacción y regocijo inexplicables. La ansiedad que cada día me da esta experiencia que está por llegar no “se me va con nada”, de hecho tenemos un calendario de cuenta regresiva en el curso, y yo uno en mi pieza. De este viaje espero poder vivenciar todo lo que vengo aprendiendo desde el Gan y lo que mi familia me transmite. Tengo como objetivo exprimir al máximo los días allá para valorar el esfuerzo y dedicación que nuestros padres y abuelos hicieron para que hoy, podamos realizar un viaje a NUESTRO ESTADO, PAÍS Y TIERRA. Agradezco con todo mi corazón a las personas que están haciendo esto posible. ¡¡Nos vemos en 53 días Eretz!!!” Agustina Robman


“El proyecto Jail de nuestra promoción es diferente al de distintos años. Desde momento en que nos anunciaron que había cupos suficientes para que todo el curso viaje, nos alegramos enormemente, ya que era la mejor noticia que nos pudieron dar. Desde entonces, “estuvimos soñando despiertos” sobre el viaje, organizando los lugares a visitar, pensando con qué familiares hospedarnos, y preparando carteles con la cuenta regresiva. Luego nos enteramos de que existía una compañera que, si bien recibió una beca por estar entre los diez mejores promedios, presentaba algunas dificultades para pagar el viaje; por lo que entre todos nos organizamos para ayudarla: trabajamos los fines de semana vendiendo cosas en el Club Macabi Noar, vendimos rifas, entre otras cosas. Nuestra intención es que todos tengamos la oportunidad de realizar este viaje. Estamos muy entusiasmados” Laura Nasanovsky