Campamento en Vaquerías: naturaleza de los Valles de Córdoba

Vaquerías, también llamada por su nombre aborigen: Lampatu Mayu es una reserva natural en la ciudad cordobesa de Valle Hermoso, perteneciente a la Universidad Nacional de Córdoba. Los alumnos de tercer año del secundario realizaron un campamento en aquella localidad, aprovechando las diversas atracciones educativas que brinda la zona.


Dos días super intensos experimentaron los cuarenta y cuatro alumnos de las dos kitot. Visitas guiadas, armado de carpas, trabajo en equipo para cocinar la comida, caminatas y juegos fueron los ingredientes del evento.



Compartimos algunos testimonios de los protagonistas de este viaje junto a las mejores postales.


El campamento fue muy divertido, la pasamos muy bien entre todos. El planetario y la muestra de los árboles autóctonos y exóticos me gustaron mucho; anotamos información de los mismos para un trabajo práctico que debemos realizar. Había una cancha de futbol once al lado de las carpas, que la utilizamos mucho. El agua de la cascada estaba un poco fría, por lo que no pudimos meternos. Al otro día nos despertamos temprano y fuimos a una estancia de fabricación de alfajores y luego realizamos otra caminata mientras nos explicaban acerca de las hierbas autóctonas y plantaciones de la zona.

Uri Barinboim



“En los ratos que teníamos libres nos poníamos a jugar con la pelota a juegos graciosos como: el “alto para”, “quemado”, “volley”,“futbol”, etc. Después nos hicieron caminatas re largas que estuvieron buenísimas ya que nos tocó buen clima. Cocinamos un guiso en grupo con la ayuda de los profes, que estuvo buenísimo”.

Dafne Barcunsky

La pasé excelente, fue unos de los mejores campamentos que tuve. Me encantó el lugar en que dormimos. Las caminatas fueron unas de las experiencias que no se repiten mucho en la vida y aprendimos mucho en el trayecto: las plantas medicinales son capaces de hacer grandes cosas, precauciones de dónde tenes que pisar, mirar y escuchar, etc.). Algunos como actividad hicieron fútbol y yoga, la pasamos muy bien también.

El momento en que hicimos el fogón fue muy divertido e inspirador porque nos la pasamos cantando y riendo.

Eitán Castillo