“Viajar a Moisés Ville es como volver el tiempo atrás”

A pocas semanas de la inauguración del libro “100 años de Kehilá. Un legado de vida comunitaria”, en el que se describe en sus páginas la llegada de los primeros inmigrantes judíos a la Argentina a fines del 1800, nuestros alumnos de sexto año de la secundaria viajaron a la ciudad de Moisés Ville en el marco del proyecto “Conociendo las primeras colonias judías del país”


Te contamos en esta nota el fantástico y emotivo viaje.


Moisés Ville es un pueblo ubicado al norte de la provincia de Santa Fe, fundado por inmigrantes judíos en el año 1889. En abril de 1999, por decreto del Poder Ejecutivo Nacional, se designó como poblado histórico nacional y a la Sinagoga Brenner Monumento Histórico Nacional. El nombre original propuesto para la localidad fue Kiryat Moshé ("Pueblo de Moisés"), pero el agente de tierras lo registró traduciéndolo al francés Moïsesville, que más tarde se castellanizó a Moisés Ville

Las clases de Historia Judía fueron la antesala del viaje; los chicos de nuestra promoción 2016 aprendieron de las raíces de la comunidad judía argentina, conocieron fechas y nombres (1889, barco Wesser Goldman), hitos y tristezas (la JCA del Baron Hirsch; la epidemia de los niños), instituciones y personajes (Kadima; Seminario Iosef Draznin Loewenthal).

Al llegar a la localidad santafesina el grupo recorrió los sitios históricos y turísticos, acompañados por voluntarios y dirigentes de la comunidad judía local, brindándoles experiencias y anécdotas en el relato que fueron únicas.

Durante casi tres días, los chicos y sus profesores respiraron el aire de un Kabalat Shabat en la remozada Sinagoga “Brenner”; pasearon por la plaza San Martín, el Museo Kadima y la Biblioteca Popular Baron Hirsch; aprendieron en el Museo de la Colonización, degustaron leikaj, strudel y kamish; conocieron la Estación Palacios y compartieron historias de vida con varias familias del pueblo en el shil y en sus hogares.


Compartimos las palabras de Alan Meir Schwartz, como testimonio de esta travesía:


[endif]“El viaje estuvo muy copado y entretenido, conocimos mucha gente que nos contó historias de vida y experiencias de una comunidad muy relevante a la hora de hablar de la historia judía en Argentina. También disfrutamos mucho de la compañía de los Morim Guily Seiferheld y Mariana Mizraji, quienes nos apoyaron todo el tiempo y pasamos momentos inolvidables. Como conclusión puedo comentar que quienes decidan ir, les recomiendo este viaje como un viaje educativo, distendido, que permite establecer lazos entre profesor y alumno y entre los mismos compañeros”.

Admiración por lo que fue y lo que se mantiene, un dejo de tristeza por lo que ya no hay y mucho compromiso con la continuidad. La historia de nuestra comunidad judía en Argentina la seguimos escribiendo, en cada paso, en cada experiencia, en cada viaje que nuestros alumnos, hijos, nietos, realizan como grupo y eslabón de esta cadena milenaria que es el pueblo judío.