"Paisa"- palabra, un programón de Shavuot


La sinagoga mayor de Córdoba lucía repleta. Especialmente habitada por 44 alumnos de cuarto grado junto a sus familias, la noche del sábado pasado comenzó a recibir la festividad de Shavuot con la frescura de nuestros chicos. La tefilá se fue combinando con lecturas de los alumnos, tefilot compuestas por ellos mismos, canciones alusivas, palabras preciosas de sus morim, y la entrega de cada Tanaj en manos de sus padres, adentro de la bolsita especialmente decorada por sus manos.

La emoción llenaba el ambiente, y las generaciones otra vez se abrazaban a través de estas milenarias palabras divinas, mientras el arón hakodesh abierto dejaba espiar a cada Sefer Torá cómo iban cobrando nueva vida en las almas de cada uno de los chicos de kitá dalet. La bendición a los hijos y birkat cohanim (la bendición sacerdotal) fue el cierre preciso de este momento, y con el “Sheejeianu” en los labios agradeciendo al Creador por esta maravillosa oportunidad, casi todos los asistentes se dirigieron al salón mayor del Centro Unión Israelita que estaba preparado para este creativo “tikún”. Las mesas redondas no dieron abasto y más de doscientas personas se dispusieron a comer riquísimas y variadas pizzas -obviamente lácteas, especiales para Shavuot- mientras la pantalla gigante daba inicio a una serie de juegos educativos que hicieron aprender y divertirse a todos los presentes.

Los miembros del jurado (Moni y Perla Wior y Eva Apfelbaum), quienes también estuvieron a cargo de la preparación del PaisaPalabras, no tuvieron un segundo de pausa mientras nuestro rabino Marcelo dirigía el evento. Reconocer caras famosas de la historia judía (y otras…), lugares de Israel, descubrir conceptos judíos a través de pistas varias y contestar preguntas sobre fiestas judías, brajot, historias de la Torá, tefilá y demás fueron los condimentos más jugosos de las pistas. Un toque especial le puso Fernando Israilevich quien a través del teclado le hacía adivinar a las mesas cuál canción susurraba mientras todos bailaban al son de sus acordes. Trabalenguas y adivinanzas para los chicos hicieron una delicia de simpatía, y las mesas ganadoras se llevaron como premio órdenes de compra de nuestro Córdoba Shuk y un par de hermosos candelabros vidriados. La noche fue perfecta, y una vez más el Sinaí se presentó en Alvear 254.


Minián de domingo y lunes



El domingo por la mañana los 10 mandamientos fueron leídos en nuestra sinagoga, y el kavod de esa aliá lo tuvo la mayor de la casa en ese momento, Jana Pristzker, mientras su hijo Gabriel leía del Sefer. Delicias a base de queso cerraron al mediodía una tefilá única. El lunes, en el Beit Midrash de la escuela, tuvimos la tefilá del segundo día de Shavuot, y pronunciamos el Izkor, recordando a nuestros seres queridos, otro de los momentos centrales de la fiesta de Shavuot que combinó vivencias de todo tipo y para todas las edades.