Pequeños artistas, grandes talentos

Inauguramos una nueva sección en nuestro espacio virtual para compartir las historias de alumnos de nuestra institución que se destacan en una disciplina particular, ya sea artística, deportiva, literaria, etc. Esta vez, relatamos los testimonios de Nano y Tobías.


Nano se define a sí mismo como un gran caricaturista, apasionado por el dibujo de comics y de personajes de fantasía. Tiene once años, asiste a sexto grado y su imaginación es asombrosa. Dibuja en todo momento, sobre todo cuando está en su hogar.

Sus personajes son producto de su propia invención, así como los nombres e historias que cada uno de ellos tienen. Por ejemplo, uno de sus favoritos es “Capitán volcánico”, quien tiene el poder de controlar la lava y sus brazos están hechos de roca volcánica. Su archienemigo, “Barbilla Plateada” lo enfrenta en todo momento. Otros protagonistas son: “Cabeza de Dado”, “Mole Morada”, “Karate-Alce” y “Frango Peligro”, personajes de acción, luchadores y karatekas de cinturón negro. El último dibujo fue “Payasin Chistosín”, encargado de transmitir buen humor cuando las situaciones son difíciles o tristes.

Cuando le preguntamos si existía una razón por la cual los personajes son en blanco y negro, él nos contestó: “en tu mente están los colores”.

El segundo artista que entrevistamos es Tobías, alumno de segundo grado, quien construyó sin la ayuda de ningún mayor, un ventilador de mano con los siguientes materiales: un motor pequeño que encontró, un cargador de teléfono, cartón de plástico para las aletas, cinta y mucho ingenio.


A Tobías le intriga cómo los elementos están fabricados y disfruta de desarmar dispositivos para conocer su interior. Con tan solo siete años, aplicó conocimientos de ingeniería y electricidad, que asombró a docentes y directivos.

Estas historias merecen ser relatadas, compartidas y debemos seguir estimulando a nuestros alumnos para que desarrollen su creatividad e intelecto.