Bejol dor vador - En cada generación…

La hagadá nos relata que en cada generación, cada uno de nosotros está obligado a verse a sí mismo como si hubiese salido de Egipto. Recreando este mandato, participamos junto a los alumnos del colegio de dos actividades que nos permitieron vivenciar un viernes vísperas de Pesaj de una forma especial: la quema del jametz y la salida de Egipto.


Bihur Jametz – la fogata


La quema del jametz marca la división entre jametz y matzá, invierno y primavera (en la tierra de Israel), la inclinación hacia el mal y el deseo de pureza. A media mañana del último viernes dejamos de comer jametz y juntamos todas las sobras para una fogata ritual al aire libre, que la compartimos con los alumnitos del Gan Ierushalaim y del primario. La ceremonia fue dirigida por el rabino Marcelo Polakoff y el seminarista Gabriel Pristzker, junto a la presencia de más de 400 alumnos.


Ietziat Mitzraim


El mismo viernes, y por unos minutos, todos los talmidim se convirtieron en avadim veMitzraim (esclavos en Egipto) vistiendo una túnica alusiva y llevando consigo la matzá que ellos mismos amasaron y hornearon en el tradicional “Amatzando”. Así, poniéndose en el cuerpo de nuestros antepasados, nuestros niños junto con sus morot y morim caminaron por los pasillos del colegio en el horario de salida, emulando el pasaje entre las aguas del Mar Rojo mientras cantaban a viva voz “Avadim Hainu” y otros shirim de Pesaj.