Un árbol por la memoria

El jueves 31 de marzo se realizó en la mirpeset (nueva terraza del secundario) la plantación de un árbol en homenaje a la memoria de exalumnos de la escuela que fueron desaparecidos o asesinados por la feroz dictadura cívico militar. Contamos con la presencia de dirigentes comunitarios, Cr. Hugo Waitman, Pte. del CUI; Cr. Luis Klinger, Pte de DAIA filial Cba.; Dr. Alejandro Orchansky, Cónsul H. de Israel en Cba.; Rabino Marcelo Polakoff y Seminarista Gabriel Pristzkier; Lic. Diego Lamisovsky, Pte. Consejo Escolar; directivos, profesores y estudiantes.


Especialmente invitados, los familiares y amigos de las víctimas se hicieron también presentes junto a Sonia Torres, Abuela de Plaza de Mayo filial Córdoba.


La Directora General, Mg. Nora Alterman, a cargo de la conducción del acto, señaló la importancia de hacer ejercicio de memoria y la responsabilidad que asume la escuela en la transmisión de los Derechos Humanos. En sus palabras: Si bien las temáticas que refieren a Memoria y Derechos Humanos están siempre presentes y atraviesan todos los contenidos, en las últimas semanas y en ocasión de conmemorase el 40º aniversario de la dictadura, intensificamos el trabajo de reflexión acerca de esos años terribles que enlutaron a la sociedad argentina, y en particular, a nuestra comunidad judía….. ¿Cómo hacemos memoria en la escuela? Desde el arte, la literatura, los testimonios de sobrevivientes, el cine, las canciones y los libros prohibidos, los sitios de memoria, los memoriales y el debate de ideas…



En otro pasaje del acto dijo: Hoy plantamos este árbol que en la tradición judía significa eternizar el recuerdo de los seres queridos en un símbolo de vida. Este árbol está dedicado a la memoria de jóvenes que estudiaron en nuestra escuela, tenían ideales, sueños, esperanzas de vivir en un mundo mejor y por eso lucharon. Recordamos la bendita memora de:


Mónica Chertcoff Z´L; Adriana Gelbspan Z´L; Alejandra

Jaimovich Z´L; Emma König Z´L; José Akselrad Z´L; Hugo

Donemberg Z´L; Ricardo Levin Z´L; Horacio Blinder Z´L.


Hugo Akselrad, hermano de un alumno desaparecido, compartió un conmovedor relato contando a los estudiantes cómo era José: sus gustos, sueños, pasiones y cómo fue el día en que se lo llevaron. Agregó “Cuarenta es un número conocido para el pueblo judío, porque 40 años deambuló por el desierto luego de la salida de Egipto, hasta llegar a la tierra de Israel, lugar donde logró su independencia… Nuestra liberación y redención es seguir luchando por la verdad, la memoria y la justicia, cuidando y trabajando la vigencia de nuestros derechos humanos y defendiendo el valor de la vida”.


Finalmente, la directora señaló: “Es importante saber que desde aquel horror plagado de muerte, violencia y mentira, con desaparecidos y niños sustraídos, nuestra sociedad supo reconstruir la democracia y aprendió a vivir en la diversidad y en la pluralidad. Tenemos que recordar y transmitirles a los adolescentes y jóvenes de hoy que tenemos que cuidar la democracia, y sostener a viva voz para que Nunca Más volvamos a perderla”.


La conmemoración fue sumamente emotiva y conmovedora para todos los presentes y resultó en una experiencia altamente formativa para los estudiantes.