PURIM, PURIM 2016, Una lección para aprender

Uno de los jaguim más alegres del año tuvo sus festejos en el Colegio Israelita San Martín, con varias actividades especiales para los niveles primario y secundario.


Estudiar disfrazados


¿Alguna vez tuvieron la posibilidad de ver al hombre araña hacer cuentas de matemáticas? ¿o acaso a piratas y princesas formados para el izamiento de bandera? ¿o a músicos y amantes del Rock and Roll estudiando Ciencias Naturales?


Todo esos sucedió durante la mañana del lunes 28 de marzo: los alumnos del primario, disfrazados de pies a cabeza según la kitá, ingresaron al colegio con alegres y singulares disfraces que los conservaron hasta el final del día. Los docentes, por su lado, también los recibieron con sombreros, capelinas, pañuelos y antifaces ¡Imaginen qué sorpresa!


Cocinamos Oznei Hamán


Una de nuestras tradiciones escolares es cocinar junto a los chicos las “orejas de Hamán” y así lo hicimos en esta ocasión. Con la ayuda de los morim amasamos, estiramos y rellenamos las masas, hasta llegar a preparar más de 800 orejitas de Hamán de dulce de membrillo, que luego las compartimos con todo el secundario. ¡Estaban riquísimas!




El desfile y los festejos


Para culminar con el día de actividades, nos reunimos alrededor de 550 alumnos y docentes para realizar el desfile de disfraces de cada grado. En un ambiente festivo y respetuoso, los alumnos recorrieron la pasarela bailando y cantando recibieron el aplauso del resto, luciendo sus disfraces, pelucas y caretas.

Con la ayuda de Jessi Alterman en voz, y Miryam Jusid en guitarra, los morim del área judaica prepararon una pequeña obra musical para contar la historia de Esther y Mordejai, con un fuerte mensaje que nos deja la Meguilat Esther: al diferente hay que respetar, no es suficiente con tolerar.