¡Intercambio de kitot!

Como te contamos en la nota anterior, los futuros egresados del Gan se están preparando para dar el gran salto al nivel primario. Para que esta transición sea gradual y se vayan familiarizando con el que será su nuevo espacio educativo, durante todo el año realizamos unas lindas actividades orientadas a la articulación entre ambos niveles.


En esta oportunidad, los chicos de primer grado y kitá de cinco intercambiaron su lugar de clases durante unas horas. Así los talmidim más grandes volvieron al jardín para recordar su paso por allí y los más pequeños tuvieron su tiempo en el primario donde, junto a sus morot, exploraron las instalaciones y se acercaron a la nueva modalidad de clases con bancos y pizarrón.


Dafna Kogan y Nicolás Schaffer, muy entusiasmados, nos contaron de qué se trata este nuevo mundo, ya no tan desconocido, del primario.


Cuéntennos que hicieron...


Nico: Nos sentamos en los bancos de primer grado.

Dafi: Y también nos enseñaron cómo merendamos, que no es cómo merendamos en el jardín. Sino que es como cuando vamos al colegio primario... vamos a buscar la merienda y cuando suena una campana tenemos que ir a comer al pasillo.

Nico: ¡Fue muy raro! (risas)

¿Les gustó?

D: Si, casi nadie se quería ir.

N: Nos queríamos quedar para siempre casi.

Y dígannos, ¿qué más había diferente?

N: El pizarrón era muy liso, así derecho.

D: No era parado como tenemos nosotros, es acostado.

N: Y las sillas están así. Y nos sentamos y hay que copiar lo que dice la morá.

¿Ahí también se sientan de a muchos en una mesa?

D: No, ahí nos sentamos dos personas. La morá nos pone con quién te tenés que sentar y te ponés ahí. Son dos. Hay una mesita donde se sientan dos, al lado otra mesita donde se sientan dos y así.

N: Y al costado al fondo de todo ahí se guardan las mochilas, no cómo acá que es afuera de la kitá.

D: También hay muebles.

N: Sí, pero hay pocos juegos…

D: ¡No, como va a haber juegos! Esos quedan en el jardín…

N: Pero yo vi un juego igual. De verdad, ¡uno sólo!