PIL PUL: La palabra de los campeones

Todavía seguimos emocionados y orgullosos por el gran logro de nuestros alumnos de quinto año Meli Konigheim y Franco Kesselman. Los chicos viajaron a capital a participar del certamen PIL PUL, pasaron todas las instancias, volvieron con el título y festejaron con sus compañeros y familias. Pero por sobre todo aprendieron, se involucraron y vivieron una experiencia única. Por eso, ahora que ya pasó la euforia y los encontramos más tranquilos en la rutina del colegio, nos sentamos a hablar con ellos para que nos cuenten con sus palabras cómo fue participar del concurso…


Vamos desde el principio… ¿cómo se prepararon?


Meli Konigheim: Nos preparamos muchísimo con los profes. Con la Morá Vale y la Morá Meital que nos ayudaron. Y también nos ayudó un montón haber hecho una instancia oral acá en Córdoba.

Franco Kesselman: nosotros primero estábamos en dos equipos separados. Yo trabajaba con Iara Polakoff y Meli trabajaba con Dani Orschanski, pero por cuestiones de fuerza mayor no pudo viajar ninguna de nuestras compañeras. Entonces Meli y yo nos fusionamos en un equipo. Los dos ya habíamos participado el año pasado y nos sirvió mucho haber tenido una experiencia de antes.

F: - En la instancia previa de Córdoba preparé con Iara el dilema sobre el intercambio de soldados israelíes por prisioneros palestinos; nos tocó estar a favor de la postura.

M: -Y yo hice con Dani “Donación de órganos”, que fue el tema con el que fuimos a competir en la instancia oral de Pil Pul en Buenos Aires.

¿Cómo fue el primer paso en Capital?

F: -Fue una instancia en la que obtuvimos muy buen puntaje y nos dejó en segundo lugar del ranking general para pasar a la final. Es decir que quedamos segundos y en la final les ganamos a los que habían salido primeros.

M: -A nosotros nos pasó algo muy particular, porque por una confusión nos tocó competir sobre un tema con un equipo que estaba en contra de la postura, al igual que nosotros. Entonces la competencia fue directamente contra el jurado y teníamos que argumentar mejor que los otros.

F: -Esto fue contra chicos del colegio Tarbut, pero no debatimos con ellos en realidad. Lo hicimos con el jurado, quienes decidieron que nosotros estábamos mejor de fuentes y en cómo las utilizamos para debatir, por eso les ganamos.


¿Y cómo se sintieron al competir con el jurado? No se lo esperaban


M: -Fue difícil porque ellos son más grandes y tienen más sabiduría que nosotros en estos temas, pero nosotros teníamos buenas fuentes para refutar lo que nos decían. Pero la verdad que tuvimos que pensar mucho más que contra los otros chicos, y además nos jugaba en contra si el otro grupo tenía los mismos argumentos y decían lo que nosotros habíamos preparado.

Y después de eso directo a la final…

M: -Si, la final fue contra la escuela Bialik de Devoto.

F: -Para esto tuvimos que preparar otro tema. Nos quedamos hasta las cuatro y media de la mañana estudiando ese día, ¡y nos levantamos a las ocho para seguir practicando!


¿Y cuál fue el tema que prepararon?


F: -El tema era “el judaísmo por puntos”, que trata de si el fin justifica los medios. El caso concreto era de charlas o actividades de judaísmo que te dan puntos para después tener un gran descuento en un viaje a Israel como premio.

M: -Y nosotros estuvimos en contra. Esta vez lo elegimos porque nos preguntaron qué preferíamos, y decidimos estar en contra porque coindice más con lo que realmente pensamos sobre el tema.

F: -Claro, porque no sólo tenés que saber defender un argumento, sino que también tenés que estar convencido de lo que decís. Sino, a veces terminás hasta convenciéndote.

¡Cuéntenos como fueron esas horas de preparación hasta las 4 de la mañana!

F: -Nos quedamos estudiando esa noche con el Gabi Pritzker, que nos acompañó y nos ayudó a preparar todo un tema nuevo.

M: -Se pasó muy rápido al principio. Gabi nos ayudó con las fuentes y ya durante la cena habíamos pensado lo que íbamos a hablar. Entonces cuando nos sentamos ya sabíamos bien lo que teníamos que buscar y empezamos a hacer el escrito para tener más tiempo para estudiar. Estábamos convencidos de que nuestra postura era la correcta, así que cuando competimos pudimos decir muchas cosas y también se nos ocurrieron argumentos propios, lo que nos jugó a favor.


¿Qué tan difícil fue el debate final?


M: -Fue bastante difícil porque imaginate que tuvimos muy poco tiempo para estudiar, como una hora para releer nada más. Además estábamos cansados, pero dimos lo mejor. Para mí lo más importante es la convicción. Hay que tener actitud frente a lo que te dicen los del otro equipo y que muestres estar convencido de lo que estás diciendo.

F: -Además tener una buena base en el lugar donde te preparas. Para nosotros fue clave tener un buen escrito que hicimos en Córdoba porque eso fue muy importante a la hora de la definición para decidir quién pasó a la final y quién no.


¿Qué los motivó a anotarse?


M: -Y… es un viaje que está muy bueno, además de ir a competir. El año pasado me gustó, hay organización y los temas sobre los que hablamos son interesantes. Esta vez también fuimos porque sabíamos que estábamos bien preparados.


Cuenten sobre el momento en el que les dijeron que habían ganado…


F: -La final fue en el marco del Rosh Hashaná urbano que hicieron en la plaza (Plaza República Oriental del Uruguay) así que fue al aire libre y estaban todos los jurados.

M: -También estaban todos los chicos que participaron que eran como 120 de toda Argentina. Así que ahí nos vieron todos, más la gente que estaba en la plaza y se acercaba.

Es diferente pasar de un aula a un lugar abierto con mucha gente…

F: -Y… te ponés nervioso, a mí al principio no me salían las palabras.

M: -Además había mucho sol, no veíamos nada, mucho viento y se volaban las hojas.


¿Cuál fue su reacción cuando les dijeron el resultado?


M: -Yo no reaccioné en el momento. Cuando dijeron que Córdoba había ganado me sorprendí y no lo creía.

F: -Es que no lo esperábamos porque los otros chicos también eran muy buenos. En un momento cuando ellos estaban hablando le dije a Meli… me parece que no llegamos. ¡Pero llegamos!

M: -Todo el mundo aplaudía y después de unos minutos reaccionamos, chocamos los cinco y miramos al jurado sin creerlo.


¿Qué les recomiendan a los chicos que participen el año que viene?


F: -Está bueno que se sumen porque por lo general piensan que es sólo para estudiar. Pero no es así, es para aprender un poco y además los temas están buenos. Debatir no es estudiar de forma tediosa sino que estás discutiendo sobre algún dilema presente y eso es entretenido.

M: -Además te hacés amigos. Nos hicimos amigos de los chicos que compitieron con nosotros y también nos encontramos con varios del interior del país que conocíamos de un majané Kaitz.

F: - Yo les diría que le pongan garra y no lo hagan así nomás porque la verdad es que está muy bueno que reconozcan que estás capacitado para viajar y participar. Es una experiencia muy linda, ¡y obvio que los vamos a ayudar!


¡¡Kol Hakavod!!