Visita al Cerro Colorado

Los alumnos de cuarto grado del primario visitaron el Cerro Colorado en el marco de la segunda unidad de Ciencias Sociales durante la cual estudian sobre la apropiación del espacio a través del tiempo y las sociedades indígenas locales. La elección del destino para el primer paseo se debe a que allí los chicos pueden apreciar cómo vivieron los pueblos originarios, cómo se expresaban y qué manifestaciones culturales dejaron. La salida representa una experiencia directa de aprendizaje desde el lugar de origen de la historia.

El paseo comenzó en el aula

Los chicos comenzaron a trabajar el tema antes de la salida en diferentes materias. Con la visita de una abuela de la kitá y repasaron entre todos la historia de los pueblos originarios de Córdoba, tanto nómades como sedentarios, especialmente, la historia de los comechingones y sanavirones. También localizaron geográficamente el Cerro Colorado y exploraron las rutas de acceso.

En la hora de música aprendieron las chacareras de Atahualpa Yupanqui y su biografía, preparándose para el recorrido en la casa del músico. Por otro lado, desde el área de Lengua trabajaron el “diario de viaje”, tomando notas desde el día anterior hasta el final del viaje. La consigna para este diario fue anotar sus emociones y conocimientos previos, y completar lo que sucedía y observaban desde el momento en que subieron al colectivo: horario de salida, clima, lugares, rutas, paisajes rurales y urbanos, localidades que atravesaron, ríos, flora y fauna, relieve.

¡Llegamos al cerro!

Una vez en el Cerro y lápiz en mano, la primera parada fue en el Museo de Arqueología. Allí los chicos pudieron apreciar los testimonios reales que dejaron los nativos. Caminaron por dos aleros de la reserva natural, logrando disfrutar de las pictografías en las paredes. Observaron y aprendieron con el guía sus significados e identificaron así los ríos, los rebaños y cómo se organizaban.

Luego visitaron una “casa pozo”. Entendieron mejor cómo vivían los comechingones y por qué semi enterraban las casas. Aprendieron cuáles eran los elementos que utilizaban para cocinar, los animales que cazaban y los telares en los que tejían sus ropas.

Después del almuerzo en un camping, emprendieron un paseo por un camino escarpado de aproximadamente 5 kilómetros ida y vuelta, hasta llegar a la casa de Atahualpa. Inmediatamente se encontraron con la historia de Yupanqui, sus obras, instrumentos, cartas, fotos y objetos personales. Una experiencia muy emocionante para nuestros chicos!

¡Agradecemos a los padres que nos acompañaron!