Cepillo… ¡Y a enjuagar!

En el marco de la unidad número uno de Ciencias Naturales, El cuidado de la salud, los talmidim de primer grado aprendieron sobre la importancia del cepillado de los dientes e incorporaron este hábito luego del almuerzo.

Con el objetivo de ayudar a los niños a crear hábitos saludables, se invitó a la escuela a una mamá que es odontóloga, quien trabajó con los chicos sobre la importancia del cuidado de los dientes, los beneficios que trae realizar controles con el odontólogo de manera periódica y el cepillado diario. La actividad consistió en una charla muy didáctica en la que se presentó el aparato bucal y los elementos necesarios para higienizarse, como el cepillo y el hilo dental. En su explicación de cuántas veces por día es necesario cepillarse, resaltó lo importante que es hacerlo luego de almorzar.

El encuentro con la especialista fue muy motivador. Los niños tuvieron la oportunidad de clasificar diferentes tipos de alimentos dependiendo de si son saludables y o no. En pequeños grupos, pintaron manchitas negras que representaban las caries en una lámina de un diente gigante y, a continuación, tuvieron que resolver esta situación concluyendo que era muy difícil tratar un diente o una muela cuando se daña con caries.

Finalmente, vieron dos videos del “Sr. Muelita” sobre el buen uso del hilo dental y el cepillo. “Los chicos salieron tan motivados que al otro día, antes de mandar la nota a los padre explicando la esencia del proyecto, ya traían su cartuchera con el cepillo de dientes y el dentífrico”. Hoy ya se transformó en un hábito, luego del almuerzo, el baño se llena de cepillos y dientes saludables.

“Este proyecto surgió porque creemos que es muy importante que el hábito se incorpore en primer grado para que los niños lo sigan practicando a lo largo de toda la vida”.