Más arte en el colegio

El área de Educación Artística continúa trabajando con las diferentes formas de expresión de los alumnos, y ahora con un nuevo instrumento para música: ¡el piano!

Desde el comienzo de las clases en tercer año, los alumnos empezaron a aprender a tocar el piano en sus clases del taller de música. Con tres hermosos pianos con los que cuenta la escuela, la profesora Nuria Faner les enseña a los chicos sus primeros pasos en el proceso de hacer música con estos nuevos instrumentos. Esta incorporación es muy importante, ya que los chicos se acercan a una nueva forma de hacer música, que, en general nunca habían experimentado. En esta etapa, los talmidim eligen, a partir de un repertorio brindado por la profesora, una o dos canciones que les gustaría aprender a interpretar con el piano. Dentro de los títulos más elegidos se destacan las clásicas canciones “Let it be” y “Hey Jude” de los Beatles. Esta oportunidad de elección, permite que los chicos se esfuercen, concentren y disfruten del aprendizaje de la música de su preferencia.

Por otra parte, los estudiantes que eligen el espacio curricular de PLÁSTICA siguen aprendiendo y produciendo increíbles trabajos. En esta disciplina, la imaginación y la creatividad son protagonistas a la hora de poner manos a la obra.

Como nos cuenta la profesora y artista plástica Leonor Goldenberg, el principal objetivo de este taller es explotar el lado más creativo de los alumnos. Para cada clase “aula-taller”, la profesora comienza mostrándoles una técnica de algún artista en particular, y luego los chicos comienzan a realizar sus producciones guiados por esa temática, respetando algunas consignas, pero siempre con la libertad de crear e inventar. “Lo importante no es que lo producido sea una obra de arte excelente, sino que ellos se animen a probar. Es impresionante como durante el proceso de la clase se va desarrollando la creatividad, que sirve para muchas cosas” nos explica Leo sobre el taller.

El foco está puesto en el desarrollo de la imaginación y la posibilidad de expresión, cada uno a su manera. Las consignas se basan en los conceptos de blanco/negro, ritmo, contrastes, choque de las líneas con elementos, entre otros. Una vez finalizado el proceso de producción, cada clase finaliza en una puesta en común en la cual los alumnos preguntan y cuentan lo que hicieron, produciendo un intercambio muy rico para el aprendizaje.