La enseñanza de las Ciencias Naturales

La enseñanza de las Ciencias Naturales en nuestra escuela promueve procesos de aprender a pensar y hacer, a compartir experiencias y saberes y a comunicarse; en el marco de una educación que se basa en valores éticos y en el cuidado de la salud y el ambiente.  

Partimos del tratamiento de problemas, estrategia que se apoya tanto en el conocimiento científico como en el cotidiano, ya que recupera los saberes culturales y los que traen individualmente los alumnos.

Desde este enfoque, la ciencia es entendida  como un cuerpo de conocimientos en desarrollo permanente. En tal sentido, aprender ciencias equivale a reconstruir modelos y procesos, partiendo de las ideas propias, expandiéndolas o cambiándolas según el caso.

 Algunas de las actividades que  realizan nuestros alumnos en ésta área son las siguientes:

-Proyecto de Huerta Orgánica.

-Trabajos experimentales en el Laboratorio escolar.

-Salidas educativas a: observatorios astronómicos, observatorios meteorológicos, granjas educativas, jardín botánico, jardín zoológico, reservas naturales y culturales, áreas conservadas, plantas potabilizadoras de aguas, diques, etc.

Dique La Quebrada.

Planta potabilizadora

La saliida educativa a la Planta Potabilizadora de Río Ceballos y Dique La Quebrada invita a los alumnos a conocer los pasos del proceso de potabilización del agua y reflexionar sobre la importancia del agua como recurso vital para la vida humana y desarrollo económico de la región. También observan la flora y fauna autóctona de la Reserva La Quebrada.

 

Paseo Con Ciencia

 

 

En esta experiencia abordamos contenidos de historia, biología, astronomía y física. En esta oportunidad los alumnos realizan variados experimentos y descubrimientos relacionados con la luz, la electricidad, el magnetismo, la energía y otros conceptos de la disciplina.

Museo Barrilete

Como cierre de la unidad "materiales" se realiza la visita al Museo Barrilete.

Trabajos experimentales de laboratorio.

El proceso de investigación científica supone un modo de abordaje del conocimiento y una búsqueda constante de explicaciones que permitan comprender muchos fenómenos del mundo que nos rodea.

Mediante este tipo de tareas escolares, los niños comienzan a desarrollar  habilidades específicas del investigador científico.

Además, el conjunto de todo el quehacer en el laboratorio ayuda al niño a desarrollar habilidades intelectuales como la reflexión, el pensamiento crítico, las capacidades de análisis, síntesis y generalización, la creatividad y la toma de decisiones; y a potenciar actitudes como la curiosidad, la honestidad, la disciplina y el orden para el trabajo.  

Huerta Orgánica Escolar

 

La realización de una huerta escolar ofrece situaciones para que los niños estén en contacto directo con la naturaleza. Posibilita el trabajo colaborativo desde el análisis de problemas reales que se originan, se desarrollan y reformulan naturalmente, sin necesidad de plantear situaciones simuladas y artificiales.

 

Desde la huerta, se fortalece necesariamente el cuidado del ambiente. Por ejemplo, cuando “se elabora abono” se está practicando la reutilización de los desechos orgánicos; cuando se habla de "asociaciones de cultivos", se hace referencia a la importancia de promover y preservar la diversidad biológica, y cuando se propone el “no uso de agroquímicos” se está dejando que el sistema autoregule las poblaciones de insectos a partir de promover el control biológico.

DSC05937.JPG